Casas que fluyen

Hoy siendo el día internacional del agua, este bien tan preciado que tenemos, queríamos hablaros sobre las casas sostenibles, aquellas que afectan muy poco a su entorno.

Estas casas, aprovechan al 100% su entorno, con ventanales enormes por donde entra la luz aportando una luminosidad única; en muchas ocasiones estos hogares tienen instalaciones que les ayudan a recolectar el agua de lluvia para usos más básicos como lavabos, lavadoras…

También es común en estos casos oír el termino “Kilometro 0” este termino no solo se usa en la construcción si no que se utiliza desde el abastecimiento de super mercados a restaurantes, pero ¿en qué consiste? Como su propio nombre indica son materiales de zonas tan cercanas que su impacto medioambiental en transporte no es tan perjudicial como si se trajera del extranjero o otras zonas de España, estos materiales vienen de la zona donde se vaya a construir la casa, por ejemplo, si quieres construir tu casa en San Sebastián de los Reyes tus materiales, tales como mármol, piedra caliza, granito… procederán de la cantera de Godall, y así con el resto de los materiales.

Por supuesto no podíamos hablar de casas sostenibles sin la estrella de la energía sostenible, las placas solares, estas se colocan en el techo de la casa para captar la luz solar y convertirla en energía, limpia y renovable, y ¿Por qué es tan utilizada? Bueno, te cuento, tiene muchísimas ventajas, su huella de carbono es mínima, solo en su producción, no crea gases de efecto invernadero ni contamina durante su uso, es la única energía renovable capaz de convertir calor, su vida útil es de 40 años, y por suerte se está investigando cada día más esta energía por lo que es posible que en un futuro duren más, geográficamente hablando vivimos en un país en el que la luz solar abunda y no nos falta este recurso, otro punto a tener en cuenta es que las placas solares no necesitan de residuos fósiles por lo que preservamos de mejor manera la naturaleza, y por último la inversión inicial la puedes recuperar en pocos años sin tener que pagar recibos a la compañía del gas, ni de la luz.

Concluyendo una vida sostenible o parcialmente sostenible es posible, al final esta en nuestras manos cuidar de este gran planeta que llamamos hogar.

2 respuestas a «Casas que fluyen»

  1. En mi caso yo aprovechó el agua que el cielo nos regala recojo toda el agua de lluvia que cae sobre el tejado y a través del los canalones lo almaceno en bidones que a través de una manguera y por su peso la trasiego al pozo que por desgracia esta casi seco pero con este bien preciado que es el agua tengo resuelto el riego de mi huerto durante el verano y gracias a este sistema recojo unos magníficos frutos hortícolas que ricos están

    1. ¡Que fantástico! aprovecháis el agua de lluvia y además hacéis kilometro 0 con vuestras hortalizas y frutas, además de lo ricas que salen se disfrutan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *