Loft que te quiero full

Interiores flexibles: soluciones que se adaptan a las circunstancias y necesidades cambiantes.

Nuestra vida cambia constantemente y, como consecuencia, también lo hacen las necesidades concretas de cada uno de nosotros. Construir y diseñar viviendas capaces de responder y adaptarse tanto a esos cambios como a las variadas circunstancias del día a día de una forma rápida y sencilla, sin derribos ni grandes obras, se ha convertido hoy en uno de los grandes objetivos de arquitectos e interioristas.

En diferentes épocas y culturas

Aunque hoy vive su punto álgido, la búsqueda de la flexibilidad dentro de la vivienda no es un fenómeno nuevo, sino que cuenta con numerosos antecedentes.

Las tradicionales viviendas japonesas, con puertas correderas de papel traslúcido, que permiten una fluida transición entre espacios y cuentan con un reducido mobiliario que es retirado después de usarlo, han inspirado el diseño de las actuales casas adaptables.

Las casas flotantes asiáticas y los hábitats africanos presentan espacios diáfanos multiusos que compartimentan mediante telas que corren o descorren según las necesidades de cada momento.

Actualmente, el resultado son soluciones cada vez más sofisticadas y que abarcan desde el desplazamiento de paredes hasta cocinas que quedan ocultas en el interior de un armario, o dormitorios que desaparecen durante el día.

Esta versatilidad, que se ha definido con varios nombres (casa flexible, adaptable, perfectible…) y su desarrollo se han visto impulsados tanto por la creciente falta de espacio en las actuales casas como por la proliferación en los últimos años de ambientes tipo loft, en los que predominan los espacios diáfanos y poco compartimentados y en los que se desarrollan actividades de todo tipo.

Una aspiración muy antigua: la búsqueda de un espacio flexible no es, sin embargo, una preocupación que haya surgido recientemente. Al contrario, es una aspiración muy antigua y ha acompañado al ser humano desde hace siglos. Así, por ejemplo, en el antiguo Egipto se empleaban ya elementos de mobiliario que podían desmontarse o plegarse. De la misma forma, ha sido el objetivo de múltiples diseñadores y arquitectos a lo largo de la historia, y al que han dedicado gran parte de sus esfuerzos y creatividad.

Sistemas modulares

Teniendo en cuenta que se considera como casa flexible aquella vivienda que es susceptible de ser transformada sin necesidad de engorrosas obras, el mobiliario es el elemento que permite la movilidad de una forma más sencilla.

En este sentido, las estructuras modulares que posibilitan añadir o suprimir elementos, o bien, modificar su distribución, han supuesto un gran avance al permitir múltiples combinaciones. A este sistema se suman también los muebles multifuncionales que incluyen desde piezas tradicionales, como cestas o cajas con numerosas y variadas aplicaciones, o el clásico sofá-cama, a los diseños más originales, como los paneles separadores a los que se pueden acoplar elementos de todo tipo.

Cómo distribuir el espacio

Junto a los nuevos paneles móviles, existen otros mecanismos más sencillos para independizar espacios de manera temporal.

Una de las soluciones más prácticas, sobre todo si escasea el espacio, son los elementos que se puedan plegar. Es el caso de los biombos que pueden elaborarse en infinidad de materiales con múltiples diseños, lo que permite adaptarlos a estancias de estilos muy diferentes.

Otra de las alternativas más habituales son las puertas plegables y las correderas, que comunican o separan estancias según se abran o se cierren.

Muchos de estos elementos separadores también llevan incorporados numerosos objetos como pantallas planas de TV, mesas, sillas, estantes…

EXPLOSIÓN VEGETAL: DECORAR CON PLANTAS

Las plantas siempre nos han acompañado en nuestros espacios domésticos. Son un básico que mejora cualquier gesto decorativo.

Un rincón oscuro mejora estéticamente. Nos proporcionan un toque nostálgico a una estancia o nos viste de aire selvático un salón. Pero, sobre todo, las plantas descontaminan, refrescan, levantan el ánimo y regalan vida.

La locura por las plantas forma parte de la cultura del siglo XXI. Grandes o en miniatura, únicas o en composición. Desde una maceta a un jardín vertical.

Las plantas son versátiles y quedan bien en cualquier lugar: encaja el “verde” en todos los espacios y tu hogar se llenará de vida.

Aunque con las plantas no se tiene porqué seguirse ninguna norma, conviene tener en cuenta algunas cosas.

Las hay grandes, medianas, pequeñas y diminutas. Las grandes, las de hojas exageradas, las de gran volumen y altura quedan genial simétricas, enmarcando una puerta o un gran ventanal. En soledad, en un rincón o junto a un sofá.

Su gran porte, contagia elegancia y glamour allí donde las coloques. Un “sosaina” pasa a rincón “fabuloso” con este simple toque. Son un acierto en interiores muy blancos y asépticos.

Los baños, si tienen luz, “plantados” relajan e invitan a llenar la bañera de espuma y encender velas. Sin duda, es aquí dónde cualquier planta alcanza la felicidad con el aporte natural de humedad que regala el baño.

Una cocina llena de alegría, ¿no te olvides de las aromáticas! ¡Del aroma del poder! ¡Del “todo a mano”! Una planta de orégano para las pizzas hachas en casa las noches de verano y otra de albahaca, además de maravillosa en ensaladas, ¡ahuyenta a los mosquitos!

Para auxiliares, incluso centros de mesa, las crasas en miniatura y de distintos colores van genial.

Otra opción es la flor cotada. En ramos exagerados o en composición de jarrones de cristal.

Un gran ramo en la entrada, recibe e invita. Salpica color y levanta el ánimo nada más entrar en casa.

La oferta en flor es infinita y las puedes combinar de mil formas y maneras.

Los tulipanes del mismo color en un jarrón de cristal o cerámica. Tres gerberas en tres jarrones iguales para formar una composición sobre la gran mesa del comedor o sobre esa chimenea que en estos meses duerme.

Para estancias más románticas, las peonías aportan dramatismo y nostalgia. No solo su color, su olor lo inunda todo.

En los espacios minimalistas, olvídate de plantas o ramos de flor cortada. ¡Hojas! Solo hojas, de magnolio, ramas de papiro, una costilla de Adán gigantesca … y deja que ellas solas hagan su magia.

El jazmín huele a verano y los frutales están en plena explosión. Otra idea, es hacer tu misma una composición con frutas, jugando con plantas o flores.

Puedes utilizar la alegría de las margaritas para las uvas. Hojas grandiosas con futas exóticas. Frutos rojos con velas … ¿Te animas?

Son maravillosos para tus mesas de verano

Acertar en la elección del sofá

Pieza básica en el salón, debe reunir dos requisitos: comodidad y resistencia

El sofá suele ser la pieza del mobiliario más voluminosa en cualquier zona de estar, lo que determina la decoración y el estilo final de un ambiente.

Para elegir su forma y capacidad, es importante estudiar el espacio del que disponemos. Las medidas estándar de un sofá de dos plazas se sitúan entre los 140 cm y los 175 cm y el de tres plazas no supera normalmente los 220 cm. Los modelos de cuatro plazas sólo son aconsejables en espacios de más de 40 m2.

En salones pequeños se gana espacio si se colocan en L, apoyados en la pared. Para el largo hay que medir la pared dónde irá colocado, retándole 90 cm para asegurar que no quede encajado y poder colocar alguna mesita auxiliar.

En espacios vacíos de por lo menos tres por dos metros se pueden colocar los asientos en ángulo., creando una L, o escoger un modelo rinconero; y en ambientes amplios con más de cuatro metros de pared a pared se admiten mayor número de posibilidades, colocando los sofás enfrentados, en paralelo (con un mínimo de 150 cm entre las piezas) o disponiendo los asientos en U.

Valorar el armazón

Antes de adquirir un modelo, es necesario estudiar la calidad del sofá, con especial atención a su estructura o armazón, relleno, asientos, brazos, respaldo y cojines.

Existen dos tipos de estructura: metálica y de madera. Las metálicas suelen tener alma de acero o hierro y son más resistentes a golpes y los traslados que los de madera. Por el contrario, las de madera, especialmente los de pino, son muy flexibles y no suelen ceder con el uso continuado siendo más difícil que se rompan cuando reciben golpes bruscos que las maderas macizas.

En cuanto a las patas, suelen presentarse unidas directamente a la estructura o simplemente atornilladas. Esta última opción es más cómoda ya que si con el transcurso de los años se astillan se pueden cambiar por otras sin alterar el aspecto general del sofá.

Junto a la estructura, la comodidad depende de la dureza de los asientos y de los respaldos.

Relleno y densidad

El tipo de relleno y la densidad es fundamental para no notar el armazón cuando se esta sentado. El de espuma o gomaespuma, el más económico, debe disponer de una densidad mínima de 30 kg en el asiento y 20 kg en el respaldo. El de relleno de pluma, el de mayor calidad, el de oca es otra opción a tener en cuenta.

Suele tener un inconveniente: se deforma al sentarse por lo que debe ahuecarse con frecuencia. Si pierde volumen, además, se ha de rellenar aproximadamente cada cinco años. La fibra sintética no necesita ahuecarse y el asiento recupera su forma original al levantarse. Aunque es muy práctica, es aconsejable combinar las plumas en el asiento con los respaldos de fibra.

Aunque el latex se utiliza en fabricación de colchones, actualmente muchas firmas lo incorporan como relleno.

Es un material caro pero muy transpirable y antialergénico, que no se deforma con el uso y evita la proliferación de ácaros y de polvo en la estructura externa.

A la hora de elegir el modelo de sofá que mejor se adapta a nuestras necesidades, es importante, probarlo durante 10 minutos comprobando que los pies se apoyan cómodamente en el suelo. También se ha de verificar la firmeza de los brazos y respaldo, y que los cojines sean especialmente mullidos y estén tapizados por las dos caras. Si disponen de fundas, los dobladillos deben ser anchos para que no encojan con los lavados.

La altura más idónea

Para sentarse cómodamente una persona de 175-180 cm de estatura precisa un sofá de 90 cm de fondo y entre 85 95 cm de altura.

Aunque los nuevos diseños suelen ser más bajos (75-85 cm), los que superan el metro de altura, indicados para personas más altas, resultan muy voluminosos y se han de arrimar a la pared para que no empequeñezca el espacio colindante.

Los sofás actuales disponen de líneas rectas y ligeras con respaldos semicirculares respaldos bajos, tipo chester, o con respaldos muy altos y reposacabezas articulados que se prolongan hasta convertirse en cómodos reposabrazos. Una opción práctica para hacer más cómodo un respaldo bajo y elevarlo es colocar cojines tapizados sobre los almohadones.

Claves para elegir la tapicería.

La resistencia a la abrasión de una tela, indicado en muestrarios y catálogos, advierten sobre el roce y el desgaste, punto fundamental a la hora de decidirse por una u otra tela.

La resistencia no depende del grosor sino de que la urdimbre de la tela tenga de los hilos apretados. Este detalle puede verificarse tensando la tela y comprobando que la rama no se deforma. También es importante estudiar el mantenimiento del tejido ya que la delicadeza de la tapicería influirá en su duración a largo plazo.

Hay que tener en cuenta que algunas telas, cono un brocado, un madrás o un ikat, precisan lavado en seco en la tintorería, lo que supone además un coste adicional, por lo tanto, es imprescindible que no se manchen con facilidad y que el lavado pueda hacerse en casa. Algunas telas incorporan de fabrica tratamientos especiales que repelen la suciedad, la grasa y los líquidos, por lo que están especialmente indicadas en casas con niños.

Entre las telas más resistentes destacan el algodón 100%, las fibras sintéticas, las microfibras, las lonetas, los damascos y los terciopelos.

El algodón, que se distingue por su aspecto natural, es una de las fibras más versátiles y ofrece una extensa gama de pesos y texturas.

Respetar el estilo general

El estilo de la decoración del ambiente en el que se vaya a colocar el sofá también es determinante a la hora de elegir una u otra tapicería. Si se dispone de muebles funcionales es aconsejable elegir tejidos naturales y frescos, con algodones y linos en tonos crema u ocres, o telas estampadas que coordinen con el resto de textiles.

Antes de adquirir una tela se ha de observar sobre el sofá el efecto de la textura, del color, que cambia durante el transcurso del día, y del tacto, que ha de ser especialmente suave para sentirse a gusto.

Casas con el corazón al aire

Conversaciones entre espacios, como organizar y separar espacios.

Tabiques móviles, dobles alturas, puertas correderas, altillos, biombos…

El espacio de una casa es más flexible de lo que parece. Por eso, un buen trabajo de reforma comienza por un acertado proyecto de distribución.

El primer paso a la hora de definir la distribución es establecer la posición de la luz natural y tener en cuenta la “circulación, los tránsitos habituales, el paso de las puertas, la apertura de las ventanas o la localización de los armarios fijos. Espacios que requieren a su alrededor una superficie libre, que condiciona la organización de los espacios.

Las nuevas distribuciones son más flexibles, menos encorsetadas. Pocos muebles y versátiles. Tabiques que no llegan al techo e incorporan luces sobre ellos, dirigidas hacia arriba para ampliar las zonas de noche.

Las grandes correderas, tanto en posición abierta como cerrada se convierten en tabiques móviles al diseñarse de manera muy sabia y camufla como un plano de la pared más.

También, son muy útiles los trabajos de “quita y pon” que permiten crear espacios a la carta.

Todos estos sistemas de distribución permiten además que los metros parezcan multiplicarse y los espacios unirse.

La imaginación debe suplir, muchas veces a los metros. Si alargamos las dimensiones del panel de un cabecero se logra fusionar el dormitorio con el cuarto de baño. Así como, una isla central en una cocina favorece la ubicación de una, dos o tres zonas (preparación, cocción y almacenamiento). Aunque resulta práctica necesita planificación.

Para sacar mayor partido a las condiciones de las estancias es preciso proyectarlas hacia el exterior, posicionándose frente a la luz, empleando pocos materiales, ya que la homogeneidad crea sensación de amplitud, apostando por colores claros y neutros y por los grandes ventanales.

En definitiva, eliminar todo lo que es prescindible como puertas o tabiques. La luz y los tonos claros han de viajar por todos los espacios sin que encuentren obstáculos para conseguir espacios diáfanos y amplios.

Hay que lograr una comunicación fluida entre estancias, eliminar las barreras visuales y hacer crecer y hacer crecer los metros apoyándose en un lenguaje directo con vidrios, puertas correderas, tabiques a media altura o, incluso, prescindiendo de todos ellos.

La comunicación se puede lograr con los materiales, el suelo o el color de las paredes.

La iluminación es básica, que dé profundidad y tener en cuenta que un espacio se ilumina no solo con la luz que sale de él, sino también con la que entra de otros ambientes con los que se relaciona.

En las nuevas viviendas todo debe estar vinculado. Se eliminan pasillos y se buscan luces cruzadas en los espacios pequeños.

Como optimizar el espacio:

Para tener una casa cómoda y práctica, a parte de tener en cuenta ciertos elementos, se puede recurrir a premisas infalibles como el empleo de colores claros, que además de potenciar la luminosidad, ampliar las estancias, la luz (tanto natural como artificial); el uso de color (en paredes y complementos) de forma adecuada, que fomenta distintas sensaciones, o las transparencias que crean espacios ligeros y sin barreras visuales.

El empleo de pocos materiales, el suelo y el color permiten fundir distintas estancias de la casa.

Se buscan espacios versátiles. Las nuevas distribuciones nunca pierden de vista las necesidades y las condiciones de la vivienda y de sus propietarios. Estas soluciones proyectan un todo multifuncional donde en ocasiones nada es lo que parece, ya que paneles móviles, correderas o los propios muebles transforman las estancias, creando nuevos usos y funciones flexibles. ¿La clave? Crear vistas interiores que permitan que la luz circule libremente por las distintas estancias.

El factor humano

Asistimos a una revalorización de lo “hecho a mano”. El trabajo experto da forma a la materia prima como ningún proceso industrial puede hacerlo. La artesanía dota de alma a los objetos, lo que nos seduce porque necesitamos rodearnos de cosas únicas, hechas con amor y oficio, que nos devuelva a un mundo más sosegado.

El mundo parece evolucionar linealmente, pero en ocasiones, los seres humanos necesitamos volver unos pasos atrás para seguir avanzando. Aunque frecuentemente hay que mirar hacia delante, a veces no nos queda más remedio que rescatar cosas importantes     que hemos ido   despreciando y abandonando en el nombre del supuesto desarrollo, porque las echamos de menos. La artesanía es una de ellas. La revolución industrial devaluó el trabajo artesanal en favor de los procesos industriales, que, gracias a las máquinas y las nuevas técnicas, abarataban costes y democratizaban el consumo. Aunque ahora parezca extraño. Hubo un tiempo que la obsesión por la novedad y el consumo rápido y fácil hicieron que un objeto fabricado en serie fuera más valorado que una pieza de artesanía. Mientras que lo artesanal representaba el pasado, lo industrial materializaba el futuro.

En la artesanía se valora la exclusividad, la belleza y el sello del trabajo bien hecho.

Como todo es cíclico, todo vuelve a revalorizarse, pues nos sigue inspirando el valor de lo exclusivo, del trabajo bello y bien hecho. La noción de artesanía nos devuelve a un mundo en el que el factor humano se valora por encima de la tecnología. Esto no quiere decir que se renuncie a ella, todo lo contrario, se recurre a la tecnología para mejorar los resultados si es necesario, ya sea a través del diseño previo por ordenador o por hacer más eficiente la técnica.

La singularidad, la creatividad y la habilidad manual son el rasgo distintivo de un trabajo artesano, pero ello no implica renunciar a los avances técnicos.

El trabajo artesano también implica innovación.

Lo que busca un artesano es la perfección: trabajar un material y transformarlo con la habilidad de sus manos en algo bello, como un diamante o un jarrón de cristal soplado, o en algo que funcione de forma impecable, ya sea un cepillo o una silla. Y en cada pieza que pasa por sus manos experimenta y descubre un pequeño detalle que puede contribuir a hacerla más perfecta.

El afán de excelencia es inherente a la artesanía y es su gran valor. Por otro lado, mientras algunos de los escasos artesanos trabajan en su propio taller y se encargan de todo el proceso de creación y realización, otros colaboran con empresas que han hecho de la artesanía su signo distintivo, ya sea en la moda, gastronomía, mobiliario, decoración o incluso automoción.

El trabajo artesanal está vinculado a múltiples sectores.

Empresas del sector del lujo basan su prestigio en su conocimiento y aplicación de métodos artesanos.

La relación entre el diseño y la artesanía es un fenómeno de nuestro tiempo.

Cada vez son más los jóvenes diseñadores que desean colaborar con manos expertas que puedan   enseñarles mucho de los procesos de realización y acabado de una pieza.

Artesanos y diseñadores pueden retroalimentarse en sus respectivos oficios. Y también, cada vez es más frecuente que un diseñador o firma de diseño produzca allí donde está la materia prima, las herramientas y las manos expertas.

Es tiempo de magía

Este año la Navidad parece que tiene prisa por llegar. Las cuidades se engalanan preparando un alumbrado asombroso y desde principios del mes de octubre vemos trabajando subidos en una escalera a los encargados de decorar cada farola, cada árbol de la ciudad. 

Serán millones de luces las que este año brillen, tantas, como deseos quedan ahí fuera por cumplir. ¿A qué tanta prisa? Es evidente, emocional y terriblemente humano.

Después de 2020, un año que empezó entre brindis, alegrías, buenos deseos y sueños, y que pronto se torno en pesadilla. El año que un virus pilló al mundo por sorpresa y lo puso del revés.

Hizo que nos encerráramos en casa durante meses, dejando las ciudades vacías, el aire sin sonidos y la naturaleza reconquistando ese territorio que le robamos.

Si lo recordamos, veremos unas Navidades 2020-21 que se llenaron de matemáticas y números. No más de cuatro en terraza, solo convivientes. Después no más de seis personas… y así, de alguna manera, también nos restaron esa Navidad.

¡Bienvenida sea su prisa! Qué entre la Navidad en nuestros corazones y en nuestros hogares.

Ahora que hemos descubierto el valor de lo cotidiano, hemos entendido el valor de los detalles, la grandeza de lo pequeño, nuestra fortaleza interior y la fugacidad de la vida. Ahora que sabemos que también ocurre lo que parece imposible, que necesitamos menos cosas y más personas, que teníamos delante lo que deseábamos y no lo veíamos y el valor del tiempo, la vida y la libertad. Ahora sí, estamos preparados para recibir ese tiempo lleno de magia que es Navidad.

Al igual que las ciudades, nuestros hogares se llenarán de luces, de chuches y turrones

Hay varias tendencias en decoración para este año. La decoración navideña, tras muchos años estancada, se ha convertido en evolutiva.

Recuerdo mis navidades infantiles. El espumillón era el protagonista, las luces de colores, las bolas de cristal fino, y cuatro colores: oro, plata, rojo y azul adornaban nuestros árboles en la entrada o en el centro de nuestros salones.

Hace no tanto, esto cambió y todos esos adornos quedaron guardados en el desván.

Hoy, millones de lucecitas blancas pequeñas, en frío o en cálido, intermitentes o fijas, arropan los árboles.

Este año hay que marcar tendencia, a combinar dos colores: oro y plata. Elegancia y sofisticación sin renunciar a la sencillez.

Otra combinación tendencia es combinar oro y azul. Se mantiene   el rosa, un año más, y el blanco combinado con gris.

Sea cual sea nuestra elección, no olvidéis que la Navidad se decora con el corazón.

Pronto llega 2022 cargado de esperanza y de nuevos sueños y deseos por cumplir. Mi deseo para vosotros es mucha salud y felicidad. Ojalá este año que viene sea un gran año pata todos.

Pisa con Garbo: claves para cambiar el suelo


Es el “sustento” de nuestra vida doméstica, el compañero sufrido de todas las cosas que nos rodean. Sobre él caminamos, nos tumbamos, jugamos. De todos los revestimientos de la casa, el suelo es el que, probablemente, más retos plantea a la hora de instalarlo.

Con paso firme y el confort por encima de todo

A la pregunta cada cuanto tiempo se cambia un pavimento, la respuesta es simple, si la construcción es buena, en la mayoría de los casos nunca será necesario cambiarlo. Ahora bien, existen numerosos motivos por los cuales queramos o debamos sustituirlo. La razón principal suele ser estética: un pavimento dura tanto que fácilmente queda anticuado. No obstante, puede ser necesario cambiarlo por fuerza mayor: por puro desgaste, como ocurre con determinados materiales pétreos; por desperfectos causados por la humedad…etc. Sea como fuere es normal que en algún momento nos enfrentemos a un cambio de pavimento.

El primer consejo es actuar con tranquilidad. Hacer un pequeño proyecto para el pavimento nos ayudará a determinar las necesidades de cada espacio a pavimentar, tanto de uso como a nivel técnico (dureza, impermeabilidad, etc.) así como la forma en que este ayudará a relacionar los espacios de la vivienda. Haciéndolo de este modo no solo obtendremos un buen resultado estético, sino que será duradero y funcional.

Pisa con Garbo

Hasta hace unas pocas décadas las exigencias técnicas de un pavimento eran escasas, básicamente la durabilidad. En cambio, hoy en día hay varias características a contemplar. Evidentemente la resistencia frente a golpes y arañazos sigue siendo un requisito imprescindible; pero aparecen nuevos términos como la resbaladicidad que determina la idoneidad para usar un determinado recubrimiento en cuartos húmedos, o la conductividad, que mide la calidez de un material: a menor conductividad, mayor calidez. Por otro lado, esta la capacidad de amortiguar el ruido: el índice de absorción acústica controla el sonido aéreo para que no resulte modesto. En este sentido, el material que mejor se comporta es la moqueta.

Durante los últimos años el sector de la moqueta ha investigado como resurgir en un mercado cada vez más exigente. Se ha reinventado bajo el nombre de tejidos técnicos y ha potenciado su principal característica, el confort, logrando una calidez y suavidad que solo este tipo de pavimentos pueden proporcionar y disminuyen a la vez el mantenimiento y la proliferación de ácaros, su talón de Aquiles.

En cambio, el aislamiento al ruido de impacto es el que evita que se reproduzcan los sonidos producidos por el uso habitual de una vivienda en la vivienda inferior.

Cabe tener en consideración la posibilidad de incorporar calefacción por suelo radiante o luz empotrada. Para ello, será necesario que el pavimento tenga un grueso algo mayor de lo habitual, aunque hoy en día con sistemas led o de calefacción por folio radiante estos espesores han pasado de 6-7 cm a escasos 3cm.

Existe, además, numerosas características que van más allá de las prestaciones técnicas y que se centran en la idoneidad biológica, o lo que es lo mismo, que sean saludables además de técnicamente apropiadas.

Cualquier pavimento sintético debería incorporar un sistema antiestático para disipar la electricidad estática que acumulan.

Un ejercicio de estilo

Una vez satisfechas las necesidades técnicas y saludables ya es posible centrarse en las estéticas, no menos importantes. Es imprescindible determinar que estilo es el más apropiado para nuestra vivienda en función del resto de elementos.

Hay que valorar de entrada si optamos por un suelo continúo tipo microcemento o uno de lamas o baldosas. Dentro de este último grupo es posible escoger un tipo de despiece para ampliar o contener el espacio en función de la disposición y si será de junta visible o invisible.

También conviene tener en cuenta la repercusión que el suelo tendrá sobre la distribución de la luz según su color y textura.

En última instancia valoraremos la posibilidad de introducir elementos gráficos como texto o imágenes mediante nuevas tecnologías de pavimentos impresos, de fabricación a la carta como el gresite y la baldosa hidráulica o directamente mediante la utilización de vinilos

Contrastes que enriquecen el interiorismo

La búsqueda de contraste es una gran herramienta de diseño. Los suelos son como un gran lienzo sobre el que todos los elementos de la vivienda no tienen más remedio que acabar entrando en contacto.

La cocina a la medida de la naturaleza: ecología al dente.


La cocina moderna es la punta de lanza del hogar sostenible, un fenómeno que atañe a tecnología y diseño: la belleza inteligente.

Las nuevas cocinas hablan el lenguaje de la funcionalidad desde el refinamiento formal, la eficiencia y la integración en el espacio arquitectónico. Supone un retorno a las raices, materiales naturales, apuesta por el reciclaje y diseños funcionales.

Veamos las claves para una cocina Ecogreen: la concepción de una cocina doméstica, en clave ecológica se apoya en 3 aspectos:

  1. Diseño limpio: elementos realizados con materiales certificados reciclados (y reciclables), libres de sustancias nocivas.
  2. Eficiencia energética: la ecología del bolsillo; han llegado para quedarse las “máquinas” de ahorrar. Electrodomésticos y griferías de bajo consumo de agua y electricidad.
  3. Reciclaje: de la separación de residuos (el presente), a su futura reutilización en un ciclo continuo dentro del propio hogar.

Gastar poco, contaminar menos y comer mejor son las variables en la ecuación de una cocina con la vista puesta en el futuro. Un espacio donde se cuece la conciencia ecológica sin perder de vista la belleza, la cocina más auténtica y saludable apoyada en las posibilidades que ofrecen el diseño y la tecnología.

La Elegancia estilizada:

Los elementos de almacenaje se aligeran y requieren menos material, lo que minimiza el impacto ambiental, adoptando diseños propios del espacio de estar – estantes abiertos, vitrinas, módulos suspendidos o apoyados sobre patas. –

Este proceso de “desmaterialización” se consigue con el empleo de bastidores y estructuras portantes más livianas y, a la vez, resistentes de aluminio o paneles de madera de espesor reducido.

Este enfoque del diseño repercute también positivamente en la estabilidad y la durabilidad de los elementos técnicos como bisagras, soportes, guías de deslizamiento, prolongando su vida útil.

Los diseños de las puertas eliminan la necesidad de tiradores (sistemas push pull – uñeros embutidos-) así como el empleo del acero y materiales más livianos en las encimeras.

La versatilidad de las encimeras modernas también tienen en cuenta el respeto al medio ambiente.

Las piedras naturales: mármoles y granitos son extraídos con procesos que minimizan el impacto medio ambiental y ahorran agua y energía. Porcelánicos con certificado greenguard que garantiza la no emisión de sustancias tóxicas. Sintéticos realizados a partir de materiales reciclados y por último la biomadera, la apuesta por la madera que utilizan aceites naturales o barnices al agua y que incorporan el menor número de aditivos químicos.

Una tendencia clara de diseño natural y líneas puras y mínimas con materiales sostenibles. Si estás pensando en poner una cocina nueva recuerda que las cocinas modernas son el epicentro de una vida doméstica más respetuosa con el medio ambiente.

¿Tu casa suena bien?

El oído juega un papel importantísimo en la experiencia del espacio. Al silencio y la calma que procura un buen aislamiento acústico debes añadir el equilibrio que regalan algunos sonidos beneficiosos para la salud.

En este artículo te cuento como como sucede.

El sonido, herramienta de la arquitectura saludable

Experimentamos el sonido con los cinco sentidos, por eso es un error olvidar el sonido como un recurso más de la arquitectura. No es un invento nuevo. La Alhambra es un ejemplo magnífico de su uso para lograr una sinfonía perfecta en el proyecto: fuentes, surtidores, arroyos, flores, bosque. Un espacio en el que ha sido estudiando con el mismo cuidado que los materiales, las entradas de luz o el mobiliario ayuda a concentrarse mejor, hace más fácil el aprendizaje, e incluso, favorece la creatividad. Los terapeutas del sonido consideran que hay una resonancia natural o una nota que es la correcta para cada parte del cuerpo humano, con lo que dirigir las ondas sonoras de un espacio pensando en su efecto sobre los distintos órganos restaura el equilibrio y, con ellos, nuestra salud.

  • Espacios aliados, techos, paredes, cubierta y ventanas son “coladeros” de ruido y hay que tratar de amortiguar su entrada. El mobiliario tapizado ayuda a recudir decibelios.
  • Enemigos del ruido: el fieltro, la lana, los pavimentos flotantes y unas ventanas eficaces contribuyen eficazmente a aplacar los sonidos nocivos para la salud y disfrutar de un interior relajante en casa.
  • Vivir sin ruido: las ventajas de un aislamiento eficaz

El primer paso para que una casa sea relajante es aislarla de ruidos molestos del entorno. Por eso, es imprescindible protegerla con la ayuda de los profesionales, incidiendo en la estructura del espacio mediante paneles acústicos, refuerzos de lana tras los revestimientos, dobles cristales y carpinterías eficaces en ventanas; todo para garantizar la tranquilidad y, de paso, no molestar con ruidos internos a los vecinos en caso de viviendas colectivas. Superar los 20 decibelios es peligroso para la salud y esta contemplado en la normativa del código de la edificación para garantizar la calidad de vida.

  • El agua beneficia: solo su visión reconforta y es materializada de la arquitectura. Esta demostrado que su sonido, natural de mar o río, o de fuentes y surtidores, tienen un efecto inmediato sobre la salud.
  • Entorno natural: las hojas que bailan con la brisa o el suave murmullo de las ramas es una banda sonora perfecta para recuperar la calma. En la ciudad, la incorporación de plantas en terrazas y patios ayuda mucho.
  • Calma total: en un entorno urbano los patios interiores cumplen una misión valiosa como defensa del ruido exterior. Si, además, incorporan vegetación, el aislamiento será más eficaz.
  • Vibración apacible: el canto de los pájaros incorpora   una vibración agradable en el espacio doméstico. Lo ideal es que canten en un contexto natural. Si viven dentro, con mimo y con espacio.

Decorar con sonido: claves del interiorismo emocional

Los expertos dicen que debemos aprender a apreciar los sonidos que nos rodean y determinan cuáles nos hacen sentir bien o mal. Es un medio efectivo para alterar los campos electromagnéticos de un espacio, tanto que con su ayuda se pueden aliviar dolores o acelerar el proceso de recuperación de una enfermedad. La terapia de sonido puede alterar la frecuencia de las ondas cerebrales, arrastrando a las que son armónicas a través de sus vibraciones rítmicas equilibran, con ello, los dos hemisferios del cerebro para lograr un estado mental y emocional en paz. Por eso, saber combinar sonidos en un interior es fundamental para asegurarnos una vida más saludable.

Casas que fluyen

Hoy siendo el día internacional del agua, este bien tan preciado que tenemos, queríamos hablaros sobre las casas sostenibles, aquellas que afectan muy poco a su entorno.

Estas casas, aprovechan al 100% su entorno, con ventanales enormes por donde entra la luz aportando una luminosidad única; en muchas ocasiones estos hogares tienen instalaciones que les ayudan a recolectar el agua de lluvia para usos más básicos como lavabos, lavadoras…

También es común en estos casos oír el termino “Kilometro 0” este termino no solo se usa en la construcción si no que se utiliza desde el abastecimiento de super mercados a restaurantes, pero ¿en qué consiste? Como su propio nombre indica son materiales de zonas tan cercanas que su impacto medioambiental en transporte no es tan perjudicial como si se trajera del extranjero o otras zonas de España, estos materiales vienen de la zona donde se vaya a construir la casa, por ejemplo, si quieres construir tu casa en San Sebastián de los Reyes tus materiales, tales como mármol, piedra caliza, granito… procederán de la cantera de Godall, y así con el resto de los materiales.

Por supuesto no podíamos hablar de casas sostenibles sin la estrella de la energía sostenible, las placas solares, estas se colocan en el techo de la casa para captar la luz solar y convertirla en energía, limpia y renovable, y ¿Por qué es tan utilizada? Bueno, te cuento, tiene muchísimas ventajas, su huella de carbono es mínima, solo en su producción, no crea gases de efecto invernadero ni contamina durante su uso, es la única energía renovable capaz de convertir calor, su vida útil es de 40 años, y por suerte se está investigando cada día más esta energía por lo que es posible que en un futuro duren más, geográficamente hablando vivimos en un país en el que la luz solar abunda y no nos falta este recurso, otro punto a tener en cuenta es que las placas solares no necesitan de residuos fósiles por lo que preservamos de mejor manera la naturaleza, y por último la inversión inicial la puedes recuperar en pocos años sin tener que pagar recibos a la compañía del gas, ni de la luz.

Concluyendo una vida sostenible o parcialmente sostenible es posible, al final esta en nuestras manos cuidar de este gran planeta que llamamos hogar.