Pisa con Garbo: claves para cambiar el suelo


Es el “sustento” de nuestra vida doméstica, el compañero sufrido de todas las cosas que nos rodean. Sobre él caminamos, nos tumbamos, jugamos. De todos los revestimientos de la casa, el suelo es el que, probablemente, más retos plantea a la hora de instalarlo.

Con paso firme y el confort por encima de todo

A la pregunta cada cuanto tiempo se cambia un pavimento, la respuesta es simple, si la construcción es buena, en la mayoría de los casos nunca será necesario cambiarlo. Ahora bien, existen numerosos motivos por los cuales queramos o debamos sustituirlo. La razón principal suele ser estética: un pavimento dura tanto que fácilmente queda anticuado. No obstante, puede ser necesario cambiarlo por fuerza mayor: por puro desgaste, como ocurre con determinados materiales pétreos; por desperfectos causados por la humedad…etc. Sea como fuere es normal que en algún momento nos enfrentemos a un cambio de pavimento.

El primer consejo es actuar con tranquilidad. Hacer un pequeño proyecto para el pavimento nos ayudará a determinar las necesidades de cada espacio a pavimentar, tanto de uso como a nivel técnico (dureza, impermeabilidad, etc.) así como la forma en que este ayudará a relacionar los espacios de la vivienda. Haciéndolo de este modo no solo obtendremos un buen resultado estético, sino que será duradero y funcional.

Pisa con Garbo

Hasta hace unas pocas décadas las exigencias técnicas de un pavimento eran escasas, básicamente la durabilidad. En cambio, hoy en día hay varias características a contemplar. Evidentemente la resistencia frente a golpes y arañazos sigue siendo un requisito imprescindible; pero aparecen nuevos términos como la resbaladicidad que determina la idoneidad para usar un determinado recubrimiento en cuartos húmedos, o la conductividad, que mide la calidez de un material: a menor conductividad, mayor calidez. Por otro lado, esta la capacidad de amortiguar el ruido: el índice de absorción acústica controla el sonido aéreo para que no resulte modesto. En este sentido, el material que mejor se comporta es la moqueta.

Durante los últimos años el sector de la moqueta ha investigado como resurgir en un mercado cada vez más exigente. Se ha reinventado bajo el nombre de tejidos técnicos y ha potenciado su principal característica, el confort, logrando una calidez y suavidad que solo este tipo de pavimentos pueden proporcionar y disminuyen a la vez el mantenimiento y la proliferación de ácaros, su talón de Aquiles.

En cambio, el aislamiento al ruido de impacto es el que evita que se reproduzcan los sonidos producidos por el uso habitual de una vivienda en la vivienda inferior.

Cabe tener en consideración la posibilidad de incorporar calefacción por suelo radiante o luz empotrada. Para ello, será necesario que el pavimento tenga un grueso algo mayor de lo habitual, aunque hoy en día con sistemas led o de calefacción por folio radiante estos espesores han pasado de 6-7 cm a escasos 3cm.

Existe, además, numerosas características que van más allá de las prestaciones técnicas y que se centran en la idoneidad biológica, o lo que es lo mismo, que sean saludables además de técnicamente apropiadas.

Cualquier pavimento sintético debería incorporar un sistema antiestático para disipar la electricidad estática que acumulan.

Un ejercicio de estilo

Una vez satisfechas las necesidades técnicas y saludables ya es posible centrarse en las estéticas, no menos importantes. Es imprescindible determinar que estilo es el más apropiado para nuestra vivienda en función del resto de elementos.

Hay que valorar de entrada si optamos por un suelo continúo tipo microcemento o uno de lamas o baldosas. Dentro de este último grupo es posible escoger un tipo de despiece para ampliar o contener el espacio en función de la disposición y si será de junta visible o invisible.

También conviene tener en cuenta la repercusión que el suelo tendrá sobre la distribución de la luz según su color y textura.

En última instancia valoraremos la posibilidad de introducir elementos gráficos como texto o imágenes mediante nuevas tecnologías de pavimentos impresos, de fabricación a la carta como el gresite y la baldosa hidráulica o directamente mediante la utilización de vinilos

Contrastes que enriquecen el interiorismo

La búsqueda de contraste es una gran herramienta de diseño. Los suelos son como un gran lienzo sobre el que todos los elementos de la vivienda no tienen más remedio que acabar entrando en contacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *